jueves, 7 de agosto de 2014

Esa serena sombra / Marcelo di Marco



El sol en lanzas



Imagino que Esa serena sombra (800 golpes, 2013) es una especie de continuación de El viento planea sobre la tierra (Último reino, 1983). La diferencia es que en este último libro de Marcelo di Marco no fue escrito bajo aquella calma desesperada con la que trazó ese otro libro de poemas hace 30 años. Existe, de por sí, algo: no una calma desesperada, sino un ansia. Pero un ansia ya sosegada, como un regresar a la patria, a su país natal. Lo dicen estos esplendorosos haikus:

                                                             Te espero. Calmo.
                                                             Como el silencio de este
                                                             mar que te busca.


                                                             Como un rumor
                                                             de agua que se desliza.
                                                             Así es tu voz.


                                                             Notas de tinta
                                                             en tatuajes de espuma
                                                             contra la costa.

                                             
                                                             Leve se abisma
                                                             esa serena sombra:
                                                             acecha el beso.


                                                              
Y así, bajo un lúcido imaginismo, nos hace parte de su contemplación: una configuración de cristal, que se va proyectando en filos, poco a poco, partiéndose en miles de fulguraciones contra nuestros ojos. Como en este poema:

                                                              El sol en lanzas
                                                              hundiéndose en la tierra
                                                              de un mar tan último.




2 comentarios: