viernes, 18 de agosto de 2017

Llamando a Rimbaud / Joaquín Giannuzzi






Pero qué ocurre
con tu esqueleto sin intervenir:
aquí está occidente cocinándose
en su agonía sucia, pero indemne todavía
a la espina iluminada
que le clavaste en su costado.
Qué tal entonces una instantánea resurrección
regresado a tus ojos azules
y a tu pierna perdida
y venirte a bailar un rock con los muchachos.
Sería bueno que trajeras algo
del sol desesperado que devoraste en África
y la cólera de tu chispa de oro
para alumbrar la danza de la nueva vida.
Venite a darles respiración sublevada
contra el viejo desierto,
ayúdalos a robar el fuego, a reventar el Super Shopping
y expulsar del planeta a sus altos funcionarios
con exactas escupidas
en la plena mentira de sus ojos.


viernes, 11 de agosto de 2017

El cuadrado de hipotenusa / Benjamin Péret








Primera flor del castaño que se eleva como un huevo
en la cabeza de los hombres de metal
duro como una escollera
cuando
en la lluvia de tinta que me atraviesa con espejos
tus ojos mágicos como un árbol degollado
gritan en todos los tonos
Yo soy Rosa
te am0 como el antiguo helecho ama a la piedra que lo ha
transformado en ecuación
te am0 a brazo partido
te am0 como una sartén al rojo en una caverna
Que tu vestido de alambre de púas
me desgarre con un estruendo de vajilla que cae por la escalera
te amo como una oreja arrancada por el viento
que silba Espera
Espera que la plancha haya quemado la camisa de rocío
para hacer florecer en ella el reflejo del cristal escondido en
una gaveta
espera que la pompa de jabón
después de haber reventado como un zar de los topos
que no cubrirán jamás los hombros amados
renazca en el polvo asesinada por el sol que se ha vuelto azul
y que yo acecho por el ojo de la cerradura
velluda
helada
en la prisión de líquenes polares donde me has encerrado
espera vástago de la sal
espera vino de acantilado que acaba de aplastar un patronazgo
espera víscera de fósforo que no sueña sino en incendios de
bosques
espera
Yo espero




viernes, 4 de agosto de 2017

La desesperación está sentada en un banco / Jacques Prévert










En un banco en una plazoleta
Hay un hombre que te llama cuando pasas
Lleva gafas y un viejo traje gris
Fuma una colilla está sentado
Y te llama cuando pasas
O simplemente te hace una seña
No hay que mirarle
No hay que escucharle
Hay que pasar de largo
Fingir que no le has visto
Que su voz no se oye
Hay que pasar de largo y apurar el paso
Si lo miras
Si lo escuchas
Hace señas y nadie
Puede evitar que vayas a sentarte a su lado
Entonces te mira y sonríe
Y tú sufres atrozmente
Y el hombre continúa sonriendo
Y tú sonríes con su misma sonrisa
Exactamente
Cuanto más sonríes más sufres
Atrozmente
Cuanto más sufres más sonríes
Irremediablemente
Y allí te quedas
Sentado inmovilizado
Sonriendo en el banco
Unos niños juegan cerca de vosotros
Algunos paseantes pasan
Tranquilamente
Algunos pájaros vuelan lejos
Dejando un árbol
Por otro
Y tú te quedas allí
En el banco
Y sabes sabes
Que nunca más jugarás
Como esos niños
Sabes que nunca más pasarás
Tranquilamente
Como esos paseantes
Que nunca más volarás
Dejando un árbol por otro
Como esos pájaros.



viernes, 28 de julio de 2017

Carmina Marina / Marcelo di Marco






12


Y no solamente el olvido
de las aguas:
también la tarde se repliega,
se silencia de sopor salino.
En rumores se desprende, se retira,
así también como el mar.
La tarde ahora en lo tardío se adivina:
ahora la tarde en lo tardío, sumergida.
Como latido así de luz, casi encendido
que se oye acaso muerto de crepúsculo.
Del día, la caída aquí y ahora. Pero tu luz,
ah, tu luz, lo indescifrable, la paz, su suceder
—qué inefable contingencia en tu mirada—,
tu radiante aura, su destello. La fuente, sí,
delicada de leticia que allí se fragua y surge,
que se eleva de lo hondo
en tu pupila.
Dejame demorarme en esa epifanía luminosa.
La sombra se apoderaría de la mar,
distendería la noche sobre el mar
la solemne intensidad de su armonía,
ese telón de insistente peso lento,
si cerrases los ojos. Si cerrases los ojos.






viernes, 21 de julio de 2017

Una noche / Cavafis







El cuarto era pobre y vulgar,
oculto en los altos de una taberna equívoca.
Desde la ventana se veía la calleja,
sucia y estrecha. Desde abajo
llegaban las voces de algunos obreros
que jugaban a las cartas y que se divertían.
Y allí en la cama humilde, ordinaria
poseí el cuerpo del amor, poseí los labios
voluptuosos y rojos de la embriaguez,
rojos de tal embriaguez, que también ahora
cuando escribo, ¡después de tantos años!,
en mi casa solitaria, me embriago nuevamente.





viernes, 14 de julio de 2017

Marina / Jaime Siles





Una antorcha es el mar y, derramada
por tu boca, una voz de sustantivos,
de finales, fugaces, fugitivos
fuegos fundidos en tu piel fundada.

Una nieve navega resbalada
en resplandor de ojos reflexivos,
de sonoros silencios sucesivos
y de sol en la sal por ti mojada.

La turbamulta del color procura
dejar sobre tu tez la tatuada
totalidad miniada de la espuma.

Tu cuerpo suena a mar. Y tu figura,
en la arena del aire reflejada,
a sol, a sal, a ser, a son, a suma.



viernes, 7 de julio de 2017

Amantes / Alejandra Pizarnik




una flor
              no lejos de la noche
              mi cuerpo mudo
        se abre
a la delicada urgencia del rocío